Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
ENTREVISTAS

"Prefiero seguir ganando Grand Slam, que es lo que te lleva al número uno"

-  Leer: 805
by Mariano Gombi

Abre los ojos la nueva reina de Wimbledon. Garbiñe Muguruza, de 23 años, sabe que poco a poco se está haciendo un hueco en los anales del deporte de la raqueta. Su agenda dominical es de lo más ajetreada.

Es lo que tiene ganar un torneo distinto al resto. Mientras va camino de los almacenes Harrods para comprar un vestido para la cena de campeones, y después de asistir a un acto de Adidas, reflexiona sobre sus vivencias estas dos semanas, el pasado, el presente y el futuro.

¿Ha podido conciliar el sueño ya como campeona de Wimbledon?
No he dormido mucho. Me quedé dormida muy rápido pero me desperté temprano y empecé a repasar todo lo sucedido durante las dos últimas semanas.

Ya no pude dormir más.
Usted posó con la bandeja de plata en la entrega de trofeos pero se lleva a casa una pequeña copia. ¿Durmió con ella?
No, no pude tenerla a mi lado porque me la dan el domingo en la cena de campeones.
Roger Federer se hace reproducciones de los trofeos a tamaño natural para tener la sensación de que en la estantería de su casa tiene algo importante.

¿Hará lo mismo?
Tengo que ver lo que me dan, evidentemente si es un souvenir igual pienso en hacer algo al respecto.
¿Ha tenido tiempo de mirar cuántos mensajes le han llegado y de contestarlos?
Que va, sólo he contestado los que eran de mi equipo y familiares.

Necesito tiempo para verlos todos y contestarlos uno a uno.
¿Se acuerda de lo que le dijo Venus Williams en la red?
Había mucho ruido pero me comentó que "bien jugado" y me dio la enhorabuena.
Después de la ceremonia de entrega de trofeos entra por un inmenso túnel del All England Club y al primero que se encuentra es a Su Majestad El Rey Juan Carlos.

¿Cómo se le queda el cuerpo?
¡Es que me lo encontré de frente! Me hizo mucha ilusión que viniera a verme jugar porque no lo conocía personalmente. Me dijo que su hijo me mandaba un fuerte abrazo.

Desde que el año pasado conquistó Roland Garros siempre ha confesado que esa victoria fue lo mejor y lo peor que le ha pasado. ¿Cómo va a gestionar el triunfo de Wimbledon?
Intentaré aprender de lo que sentí después de ganar en Roland Garros, tomármelo con más calma y disfrutar.

Asimilar el éxito es difícil. En París gané y al día siguiente ya estaba otra vez jugando. Quiero disfrutar del momento un poquito más.
El día después de su primer 'major' confesaba que esperaba mantener siempre los pies en el suelo porque si no, la caída podía ser más grande.

¿En algún momento en el último año ha notado que había caído?
Yo creo que no. Siempre intento mantener los pies en el suelo. Y repito: esta victoria no me va a cambiar la vida.

Todo el mundo me insiste que me cambiará y yo digo que no. Tendré más presión, más responsabilidad, pero seré la misma.
Hace un mes se marchaba de la tierra de París llorando de rabia por la derrota en octavos cuando defendía título y el sábado lloraba de alegría sobre la hierba verde de la Catedral del tenis.
Sí, es verdad, cómo cambian las cosas.

Es lo bueno que tiene el tenis, que te permite pasar página rápidamente. Quizás en París sentí miedo a la hora de afrontar un Grand Slam por primera vez defendiendo título. Serena le dijo en 2015 que ganaría Wimbledon.

¿Usted se había imaginado muchas veces venciendo antes de la final contra Venus?
Yo lo que pensaba es que igual nunca ganaría porque con Serena se me escapó una gran oportunidad y es muy difícil volver a una final y ganarla.

Cuando entré a la final con Venus lo que pensaba es que no se me podía escapar otra vez.
Su equipo, a la conclusión de la final, hicieron desde la pista un 'facetime' con su entrenador Sam Sumyk, ausente en el torneo porque va a ser padre en Los Ángeles.

¿Pudo también comunicarse con él a la conclusión?
Sí, sí, en el vestuario hice un facetime con él. La distancia no impide que disfrutara del momento. Estaba muy emocionado.

Sam es el que está cada día picando piedra.
Conchita Martínez, primera campeona española del torneo en la edición de 1994 ante Martina Navratilova, ejerció de entrenadora puntual.

¿Cual fue su último consejo antes de saltar a la pista?
Me dijo que respirase, que era un momentazo y que no me preocupara porque todas nos ponemos nerviosas. Ella es de una manera que me ayudó muchísimo.
¿Qué se siente cuando se ve reflejada en la bandeja de Wimbledon?
La sensación de que un sueño se ha hecho realidad.

Además, cuando ganas en la final a una de las Williams aún tienes más la sensación de que has sido la mejor del torneo. Vuelve a tener el cetro WTA muy cerca. ¿Lo ve como un objetivo?
Prefiero seguir ganando Grand Slam, que es lo que te lleva al número uno.

Prefiero la sensación de sentir que los trofeos están en mis manos.
Dijo el sábado que lo que quiere es hacer historia en el deporte de la raqueta. Pero la realidad es que ya la está haciendo.
Yo estoy haciendo historia a mi manera.

Siempre me han gustado los grandes torneos y los grandes escenarios y me gusta ganar en ellos.
¿Es consciente de que su currículo es el más extraño de la historia, con cuatro torneos ganados, y la mitad de ellos son 'Grand Slam'?
Es súper raro, es cierto que la mayoría tiene muchos más de los otros.
¿Qué es lo que más le apetece hacer ahora?
Estar con los míos, mirar hacia atrás, y disfrutar de lo que he conseguido aquí.

Es que he estado dos semanas encerrada en Wimbledon y lo necesito.
¿Cómo fue la celebración del triunfo en el restaurante español 'Cambio de Tercio'?
Estuvo muy bien.

Lo que pasa es que estábamos agotados. Estaba muerta, cansada y nos fuimos pronto. Confesaba tras la final que le apetecía un baile y que si podía ser con Roger Federer, mejor. ¿Sabe que desde 1976 ya no hay baile entre los campeones?
Me enteré el otro día y me dije: 'Garbiñe has vivido todo este tiempo engañada'.

Lo de Federer lo comenté un poco de broma. Lo que realmente me apetece es comprarme un vestido bien elegante y quitarme el chándal.
Hace cuatro años debutó en Wimbledon y hoy ya tiene el título en su palmarés y otra final.

¿Todo va muy rápido para usted?
No ha pasado tanto tiempo pero a mí me parece una vida. Creía que nunca jugaría bien en hierba y ahora la amo. .

Powered by: World(129)