Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
  NEWS  

Rafa debuta ante Istomin, en la jornada inaugural del US Open.

Mariano Gombi - 29-08-2016 - Leer: 332

Nole también arranca hoy su faena neoyorquina.


El US Open, último Grand Slam de la temporada, se presenta con las puertas muy abiertas tras los Juegos de Río. Dos semanas después, las pistas rápidas de Flushing Meadows confirmarán si lo que se vio allí fue un espejismo fuera del microcosmos del circuito, con los tenistas jugando por una bandera, o algo real.

Es decir, si Rafa Nadal está en condiciones otra vez de dar pelea por un grande, cuando no entra en una final de Grand Slam desde Roland Garros 2014. “Quiero mostrar el nivel de los Juegos”, dice en la Gran Manzana, donde debutará contra Denis Istomin, 107 del mundo. En Río, el campeón del US Open en 2010 y 2013 encontró vitaminas en el oro en dobles con Marc López y en una buena competición individual, en la que acabó cuarto. Había llegado sin preparación tras retirarse en París por una lesión en la muñeca izquierda.

“Estoy bien, con el cuerpo recuperado”, dice Nadal antes de enfrentarse a un cuadro en el que podrían aparecer Roberto Bautista (finalista en Winston-Salem) en octavos, Milos Raonic en cuartos y Novak Djokovic en semifinales.

Río dejó a Novak Djokovic lloroso, con una derrota en primera ronda. El serbio, que debuta contra Jerzy Janowicz aparece subido a un carrusel desde su triunfo en Roland Garros, con derrota en tercera ronda en Wimbledon con Querrey, un paseo por Toronto sin ceder un set, el trompazo en los Juegos contra Juan Martín del Potro y dudas al pisar Nueva York, donde ha tenido que ser atendido de su muñeca izquierda tras haber probado con varios tratamientos. “Aquí hay que dar lo que te queda en la reserva”, avisa. Está por ver cuánto tiene.

Porque el que dará mucha batalla es Andy Murray, el tenista más en forma en los tres últimos meses. Campeón en Wimbledon, aspira a repetir lo que consiguió en 2012: el oro olímpico y el título en el US Open.

Roger Federer no está, lesionado. Y la estadística dice que el ‘Big Four’ se ha llevado 42 de los últimos 46 Grand Slams. En Nueva York deberían tener competencia. Juan Martín del Potro, finalista en Río y campeón del Open en 2009, ha recibido una invitación (es 142º) y puede ser desequilibrante. Marin Cilic, que reinó en Nueva York en 2014, ha despertado ganando Cincinnati. Kei Nishikori se fue de Río con el bronce. Y Milos Raonic, finalista en Wimbledon, cada vez tiene más peso. La Gran Manzana está ahí, para quien quiera atreverse a morderla.

Nombre y Apellido
Dirección de Email
Username
Password
* Haciendo click en SUSCRIBIRSE, ud acepta nuestras políticas de privacidad
ATENCION: Por favor, revise su correo no deseado o spam, en caso de no haber recibido su código de activación, en pocos minutos

CERRAR
X

Password dimenticata ? Inserisci il tuo indirizzo email e ti invieremo i dati di accesso

Dirección de Email
ATENCION: Por favor, revise su correo no deseado o spam, en caso de no haber recibido su código de activación, en pocos minutos

CERRAR
X
Powered by: World(D) 1.6