Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
TENIS HISTORIAS

Wimbledon se prepara al 100 para que sea un evento impecable.

-  Leer: 446
by Mariano Gombi

Control antidóping propio y cámaras para evitar trampas en los partidos, entre otras cosas.

El Grand Slam británico, el torneo más prestigioso y con más historia del mundo, no quiere que se repita lo que ocurrió en elAustralian Open con el tema de las apuestas y el positivo porMeldonium de Sharapova. Por esto, desde la organización se trabaja para proteger la marca con fuerza y con todas las medidas posibles.

En las instalaciones donde se disputa la fase previa, Roehampton, se creó un circuito cerrado de televisión que controla las 16 canchas. Las cámaras vigilan cada movimiento de los tenistas y está colocadas en los extremos de cada pista. El objetivo es que todos los encuentros sean disputados de forma limpia.

Se graban absolutamente todos los partidos y hay expertos que analizan los puntos, las jugadas y a los tenistas con el objetivo de poder detectar cualquier anomalía en sus comportamientos, tal y como explica el diario británico Daily Mail.

Los aficionados al tenis pueden disfrutar de uno de los mayores espectáculos del mundo, como es la qualy de Wimbledon, de forma totalmente gratuita. Eso sí, al entrar al recinto deben presentar su documento de identidad y facilitar una dirección. No compran entradas pero a cambio sí deben mostrar el documento y abrir las mochilas, que son minuciosamente revisadas.

Control antidopaje propio

Wimbledon está llevando a cabo su propio control antidroga. Una amenaza que, según los expertos, está mucho más presente que el tema de los amaños. La organización no ha querido desvelar cuánto dinero han invertido en este apartado, pero conociendo la manera de trabajar de los ingleses no es de extrañar que hayan destinado una gran cantidad de libras para poder ponerle freno a los tramposos.

En esta edición de 2016 habrá pruebas de sangre y orina adicionales a las se realizan generalmente. Estarán llevadas a cabo por una agencia independiente y se harán durante la fase previa y el torneo principal. Incluso, no se descarta que, como el Australian Open hizo el pasado mes de enero, todos los jugadores se vean obligados a dar una muestra de sangre.

Lo que está claro es que Wimbledon quiere aislarse de las dos amenazas más grandes que tiene el tenis actual: el dopaje y los amaños. Tolerancia cero contra estos dos monstruos que acechan al tenis.

Powered by: World(129)