Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
TENIS HISTORIAS

Graves incidentes en la eliminacion de Cuevas y Granollers.

-  Leer: 4319
by Mariano Gombi

Lo que simplemente podía haber sido una terrible batalla de dobles 'made in Wimbledon', acabó de una manera fea y muy controvertida. La pareja uruguayo-española formada por Pablo Cuevas y Marcel Granollers cedía por 14-12 en el quinto set ante el británico Jonathan Marray y el canadiense Adil Shamasdin.

Pero esa no era la principal noticia del partido. Lo fue mucho más una sospecha, que giraba en torno al tenista sudamericano. Relacionado con un 'toilet break' no concedido, una posible micción en un bote de bolas y un 'warning' del árbitro no ha quedado claro.

Todo se desencadena en ese larguísimo set final en el que estaban envueltas las dos parejas. Con 8-9 en el quinto set a Pablo Cuevas se le deniega acudir al baño, lo que se denomina como 'toilet break'.

Al parecer y según un espectador, el uruguayo utilizó un bote de bolas y miccionó en él, tapado por una toalla. Si bien desde la organización del torneo, y tras el encuentro, no se alude a esa acción como causa de una amonestación que recibió la pareja Cuevas-Granollers.

La amonestación llegó como consecuencia de una acción antideportiva. El doblista canadiense Shamasdin hace referencia a algún uso indebido de un bote de bolas (no dice qué uso) y a una disputa verbal con la juez de silla por su negativa de concederle a Cuevas un 'toilet break' más.

La realidad es que el 'warning' cayó, y no se quedó ahí la cosa. Con 12-13 y 0-40, es decir, con el agua al cuello la pareja Cuevas-Granollers, reciben una segunda amonestación por lanzar una bola fuera de la pista.

Esto originó una discusión aún más larga, de más de 5 minutos, tras lo cual se reanudó el partido y acto seguido se cerraba con la victoria de Marray y Shamasdin. La ira de Granollers era palpable, increpando al árbitro y llegando a lanzar un bote de bolas en su dirección.

La jueza de silla, Aurélie Tourte, tuvo que salir escoltada por un guardia de seguridad. El británico Marray cree que a Cuevas se le debió permitir ir al aseo. "Se le debería haber permitido un 'toilet break' adicional, ya que nos fuimos a cinco sets", comentaba.

La regla estipula que solo se permite acudir al servicio dos veces en el mismo partido. Nada dice en caso de que el partido se alargue exageradamente. Tal y como fuere, un incidente y una controversia fea y poco afortunada la que se ha podido vivir en la pista 7 de Wimbledon.

.

Powered by: World(129)