Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
TENIS HISTORIAS

Ryan Harrison, el Peter Pan del circuito.

-  Leer: 908
by Oscar Rodriguez

El estadounidense, quien se aferra a su juventud, no logra regularidad.

Ahora que estamos en tiempo de bodas, no viene nada mal celebrar algún divorcio. Concretamente, propongo el de la palabra ‘joven’ con la de ‘promesa’. No me gusta, salen juntas en demasiadas frases. Este concepto con el que tantas veces vestimos a los jugadores puede acabar siendo una condena más que un privilegio, para muestra basta con ver a lo que apuntaba Ryan Harrison y lo que ahora mismo representa. Supongo que es el peligro de ganar tu primer partido ATP cuando ni siquiera has cumplido los 16, que los fuegos artificiales se disparan sin haber sido revisados antes.

"Lo bonito es que tengo 24 años de edad, todavía soy joven, no es como si tuviera solamente seis meses para resolver esto", afirmó el de Louisiana tras encadenar una nueva derrota en su historial. Esta vez en primera ronda de Newport, ante Frank Dancevic (6-4, 6-4). “No estoy jugando muy bien. Hice algunos errores y él me obligó a ejecutar algunos disparos que hoy por hoy no soy capaz de hacer. Es una situación decepcionante para mí, ha sido un año decepcionante", certifica.

Harrison ocupa actualmente la posición 158 del ranking ATP, aunque todos recordamos verle rozar el top 40 allá por el año 2012, momento en el que logró sus mejores números y registró mayor continuidad. Pero su despegue fue mucho antes, en 2007, cuando apenas contaba con 15 años de edad y ya alcanzaba cuartos de final de algún Challenger. Posteriormente, en 2008 lograría su primera victoria profesional, en Houston ante Pablo Cuevas, un inicio de carrera que apuntaba grandes maneras.

"Soy consciente de mis resultados y es algo frustrante, estoy teniendo un año difícil. Sé que este es un deporte de dureza mental, pero ello no evita que esté frustrado con los resultados. No importa qué nivel estás, uno nunca debe de parar de perseguir sus objetivos. Uno tiene que tener ese tipo de resistencia y yo la tengo, la llevo en la sangre. Soy joven y estoy sano, lo cual es bueno. A partir de aquí, es simplemente practicar mucho. De verdad que lo estoy intentando”, insiste el americano, quien apenas ha sumado tres victorias ATP en el presente curso.

Ni siquiera en los Grand Slams ha encontrado oportunidad, cediendo en primera ronda de Australia y cayendo en la previa de Roland Garros y Wimbledon. Unos octavos de final en Memphis y Acapulco son hasta ahora lo más decente de su 2016. Los números señalan que Ryan lleva a la deriva demasiado tiempo, incluso se llegó a decir que sufría sobrepeso debido a la poca atención que prestaba a los entrenamientos. Sin embargo, sus palabras son motivadoras, su espíritu todavía confía en darle un giro al volante. Desde luego, para los que llevamos esperándole desde 2008, no nos importará seguir haciéndolo un par de años más.

Powered by: World(129)