Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
DAVIS CUP

Las semifinales encierran cuatro historias apasionantes

-  Leer: 202
by Mariano Gombi

En la previa de las series que enfrentarán a Bélgica contra Australia y a Francia ante Serbia, son cuatro historias muy interesantes, detrás de los semifinalistas del Grupo Mundial de la Copa Davis. Australia y los universos paralelos
De la mano de Lleyton Hewitt, el país oceánico vuelve a estar en posición de alcanzar una final de Copa Davis después de 14 años, justamente cuando con el ex-N°1 en su mejor nivel se alzaron con el último título en 2003.

Luego de varios años en el ascenso, y con pleno recambio generacional, hoy la bandera del equipo la lleva Nick Kyrgios, de acostumbrada irregularidad en el circuito ATP, pero de probada jerarquía en Copa Davis.

"La Davis es otra cosa, saca lo mejor de mí. Me hace acordar que el tenis no es tan malo y que se puede pasarla bien", llegó a ilustrar en la semana el hoy N°20 del mundo. Hasta el propio Bernard Tomic, actualmente marginado del equipo por indisciplina y cruces públicos con el excapitán Patrick Rafter, dice que en la Davis su motivación cambia 180°.

Pero entiende los motivos -tenísticos, además- por los que sigue fuera de las convocatorias. Como segunda carta de Australia emerge Jordan Thompson, que sin experiencia previa en la Copa este año se cargó a Jiri Vesely y Jack Sock y llega invicto al duelo con Bélgica.

Thanasi Kokkinakis y el doblista John Peers completan la ilusión de los de Hewitt. Bélgica, graduada en batacazos
Si los títulos se midieran por merecimientos, Bélgica debería trepar varios escalones en ese medallero virtual.

Lo que han hecho David Goffin y compañía en los últimos años los consagra como un equipo verdaderamente "copero", que ya sin cucos en el cuadro se ilusiona en grande. En 2012, volvieron al Grupo Mundial.

Tres años después, capitalizaron al extremo una llave favorable (jugando todo de local) y dieron vuelta un 1-2 en semifinales ante Argentina para sorprender con su primera final desde ¡1904! Este año, sin Goffin para el debut ante Alemania, de visitante y contra un equipo liderado por los hermanos Zverev y Philipp Kohlschreiber, el repechaje parecía destino inexorable.

Pero Steve Darcis se volvió a calzar el traje de héroe, logró dos enormes triunfos en singles y le abrió camino a otra aventura copera de Bélgica, que en casa contra Italia dio otro paso sólido y ahora tiene una nueva chance histórica de llegar a la definición.

¿Se le dará?. Para Francia, el momento indicado es cualquier momento
Con una constelación de figuras superpuestas en los últimos años, Francia llegó a darse el lujo de convocar cuatro jugadores Top 20 para una misma convocatoria.

Pero el título increíblemente se sigue postergando... La última conquista se dio en 2001, con épica victoria de Nicolas Escude en el último punto. Un año después, no pudo repetir ante la Rusia de Marat Safin y Yevgeny Kafelnikov.

De allí en más, una maldición de 15 años que aún atraviesa a la enorme generación de Jo-Wilfried Tsonga, Richard Gasquet, Gael Monfils, Gilles Simon, Julien Benneteau y las firmas siguen...

En las pasadas 13 ediciones de la Davis, siempre siendo parte del Grupo Mundial, solo cuatro veces pasó la segunda ronda. Y cedió en dos definiciones: en 2010, ante la Serbia de Novak Djokovic, y en 2014 con Roger Federer y Stan Wawrinka al mando de Suiza.

Esta vez, no quedan grandes nombres en el cuadro. Pero Francia también llega en un momento raro: sin jugadores Top 10, Tsonga con récord 1-4 en los últimos dos meses, Gasquet jugando Challengers... Aun así, con el propio Tsonga (hoy único Top 20 de Francia), Lucas Pouille y el laureado dobles de Nicolas Mahut y Pierre Hugues Herbert, los de Yannick Noah son claros favoritos para pasar a una Serbia sin Djokovic y llegar a otra final.

La que rompa un karma interminable... Serbia busca sobrevivir sin Djokovic
Fuera de competencia hasta 2018, Novak Djokovic resulta el gran ausente en estas semifinales de Copa Davis, que dejan a Serbia a merced de un absoluto batacazo en tierra francesa.

Djokovic debutó en la Davis en 2004, con solo 17 años y Serbia en el Grupo II de la Zona Europea. Seis años después, fue el hombre orquesta del primer título de su país en la historia del certamen.

Desde aquel inolvidable 2010, Djokovic jugó 20 singles en Davis: ganó 19. Y el que perdió fue con lesión y retiro de por medio, ante Juan Martín del Potro. Sin él en cancha, Serbia solo supo sacar adelante una serie en las últimas cinco ediciones: ante India, en el repechaje de 2014, y con angustiosa espera hasta el último punto.

A Francia, llegan con Dusan Lajovic (80°) como N°1 del equipo, Laslo Dejre (95°) y Filip Krajinovic (111°), el protagonista del quinto punto en 2014, más el eterno Nenad Zimonjic en versión de capitán-jugador.

¿Será presencia testimonial o habrá lugar para un golpe histórico? .

Powered by: World(129)