Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
EDITORIAL

El tiempo no para.

-  Leer: 5411
by Mariano Gombi

¿No les da la sensación de que cuando pones un vídeo en Youtube de los mejores golpes o victorias de un tenista de hace unos años, parece que fuera hace nada? Es como si no hubiera pasado el tiempo.

Ves a Roger Federer correr a por la pelota de un lado a otro y haciendo virguerías de otro planeta. Le ves ganar títulos de Grand Slam con la misma facilidad con la que alguien va a comprar el pan. Pero te das cuenta que estás en 2016.

Que hace mucho tiempo que el suizo no gana un grande. Que sus mejores tiempos ya pasaron. Que como se suele decir, "te cayó el veinte". Un día te encuentras corriendo en el recreo con tus amigos y jugando a la pelota, y en un chasquido de dedos, te encuentras brindando con tu pareja en la mesa de un Restaurante después de haberte comprometido en matrimonio.

Uno no siente realmente la velocidad que alcanza el tiempo hasta que se cumplen los 30. Cuando cambias de dígito y te das cuenta que ya no eres ese joven que se recuperaba de una borrachera durmiendo un par de horas y que ahora las resacas duran dos días.

Que ya no puedes aguantar el irte cuatro días de fiesta con los amigos a la playa en verano. Que ya todos te van diciendo que es hora de que sientes la cabeza. El tiempo no espera a nadie, dicen. Pasas tu tiempo buscando la felicidad y llega un momento en el que te das cuenta que la felicidad no es una meta, es el trayecto.

Que pasaste muchos años esperando algo y lo único que pasó fue precisamente eso, el tiempo. Llega un día en el que entiendes que eso es lo más valioso que tenemos todos, nuestro tiempo. Con los años te das cuenta que el peligro no estaba en forma de monstruo dentro de un armario sino en la carretera de una autopista.

Que la felicidad no consiste únicamente en ganar un título, sino ver a los miembros de tu familia sanos y felices. Podrán pasar los años, pero por dentro seguirás siendo el mismo niño que con cara de asombro veía en el cielo los fuegos artificiales que daban paso a un nuevo año, el día 1 de enero, y sentías que estabas dentro de una película.

Federer ya no es el mismo de hace años, no. El otro día pudimos comprobarlo. Su cabeza quería, pero su cuerpo ya no le respondía igual que cuando tenía 25 años. Es ley de vida. Pero mientras muchos buscamos cosas donde no las hay, para él, la felicidad ya no consiste en seguir levantando trofeos de Grand Slam.

Eso ya pasó a un segundo plano. Si los consigue, mejor que mejor, pero él sigue jugando únicamente porque eso le hace feliz. Él se arriesga. Roger no piensa que disfrutando en una playa del Caribe junto a su familia sin hacer nada sería más feliz.

Él ha decidido utilizar su tiempo, el suyo, en seguir jugando al tenis a sus casi 35 años, a una edad en la que muchos ya tenían sus posaderas llenas de arena de playa disfrutando de otro tipo de vida.

Hay que hacer como él. Hay que arriesgarse. La vida consiste en eso. Cuando estemos a punto de morir y veamos que nuestra vida ya cuenta los segundos finales, no pensaremos que deberíamos haber trabajado o estudiado más.

Pensaremos que deberíamos habernos arriesgado más. Haber hecho esas cosas que por miedo nunca hicimos. En eso deberíamos gastar nuestro tiempo. Ayer veía un anuncio que decía: "La riqueza no se mide en dinero, sino en tiempo", afirmaban que la persona más rica del mundo nacía cada segundo.

Todos nacemos con mucho tiempo para gastar. Depende ahora de nosotros en decidir en qué hacerlo Pero hay que hacerlo teniendo en mente siempre una cosa, que el tiempo no espera a nadie. Que no hay que creer que el nuestro nunca se gastará.

Hay una maravillosa Greguería de Ramón Gómez de la Serna que dice:"Cuando nos asomamos al abismo de la vejez, viene un niño por detrás y nos empuja". Y es que la vida quizá sea eso, una rueda mágica.

Esa misma que te hará ver cómo mientras tú peinas profundas canas, será tu pequeño nieto quien te cuente lo increíbles que fueron esos fuegos artificiales del 1 de enero. Y con una lágrima que te recorre por dentro, sentirás que el tiempo pasó para ti, que pasará para él y que así lo hará para todos.

.

Powered by: World(129)