Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
NOVAK DJOKOVIC

Nole recuerda su experiencia olimpica.

-  Leer: 317
by Beto Briones

La ITF ha completado un libro magnífico en el que reúnen las confesiones de todos los tenistas que han logrado una medalla desde Seúl 88. En estos días previos a la disputa de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, iremos trayendo recuerdos de algunos de los tenistas.

Hoy, comenzamos con Novak Djokovic. El serbio logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekin 2008 y estuvo a un paso de repetir medalla en Londres, pero perdió el partido por el bronce ante Juan Martín del Potro.

"No recuerdo exactamente la sensación que tuve cuando conseguí la medalla de bronce. Creo que el momento en sí mismo no fue tan impactante como el camino que tuve que recorrer hasta ese pódium.

Fue un camino muy emocionante, con un montón de subidas y bajadas", comienza diciendo el serbio. "Cuando soñaba con competir en los Juegos Olímpicos, siempre me emocionaba mucho ver las ceremonias de entrega de medallas porque ellos mostraban el camino hacia esa medalla en la tele y hablaban sobre lo duro que fue llegar hasta ahí.

Eso fue lo que sentí. Fue una colección de emociones que recogí antes de la ceremonia que hizo que esa medalla fuese tan especial y querida por mí. Estaba muy agradecido de estar en ese pódium y ser parte de la historia", agrega.

En un año en el que los Juegos no reparten puntos ni dinero y donde los tenistas se agarran al virus Zika como excusa para no acudir a Rio, Novak habla del espíritu Olímpico y lo que consigo trae. "Los Juegos traen un montón de oportunidades a cada participante para demostrar los valores que nos hacen humanos.

Nuestras imperfecciones, nuestras fortalezas, nuestras dudas y debilidades, nuestra motivación y habilidad para superar el miedo y el dolor. Nuestra pasión, nuestra habilidad para trabajar y adaptarnos a nuevos entornos.

Mi mayor gratitud es que puedo estar entre esos deportistas", confiesa con admiración. "Competir en los Juegos fue una experiencia muy importante en mi vida y me dio la confianza, el impulso y la oportunidad de hacer algo mayor de lo que había hecho antes", admite.

Lo cierto es que desde 2008, Novak estuvo a otro nivel. En 2012, era uno de los favoritos a medalla pero Murray y Del Potro le frenaron sus opciones. "Estuve muy decepcionado y emocionalmente exhausto en Londres. Siempre pongo mucha presión sobre mí mismo cuando juego por mi país.

Sé lo mucho que ellos creen en mí y lo mucho que esperan que consiga una medalla por Serbia. Quedé muy decepcionado, pero fue una experiencia de mucho valor". "Es un gran honor ser elegido para representar a tu país en el mundo.

Hay millones de personas que no tienen esa oportunidad y sentir eso. Y ellos también son muy importantes porque ellos te envían su amor, te animan y sufren contigo. Tienes a todo un país viéndote y ellos ganan y pierden contigo.

Me siento muy privilegiado de estar en esa posición y de soportar esa presión. Daré lo mejor de mí para hacer que mi país se sienta orgulloso de mí". Novak en Pekín se quedó en la Villa Olímpica, algo que recuerda con mucho cariño.

"Fue todo lo que me esperaba vivir del espíritu Olímpico. Conocí deportistas de todos los países y viví aquella atmósfera y absorbí aquella energía", expresa.

"En Londres no me quedé en la Villa, pero me sentí muy honrado de ser el abanderado de mi país. Nunca lo olvidaré. Se me sigue poniendo la piel de gallina cuando lo recuerdo. Caminaba en frente de todos los deportistas de mi país y todo lo que podía pensar es: 'No estoy soñando, esto está ocurriendo realmente'".

Para acabar, Djokovic se despida con un sueño. "Espero un día poder explicar cómo se siente el ganar un oro. Ahora mismo, estoy en ese camino y no soy el único. Estoy inspirado, emocionado y preparado para darlo todo", sentencia.

.

Powered by: World(129)