EDITORIAL

El resurgir de una promesa, Grigor Dimitrov

-  Leer: 1068
by

La carrera profesional de Grigor Dimitrov ha sido una auténtica montaña rusa hasta el momento, el búlgaro pasó a ser un futuro número uno para los aficionados a estar acabado en cuestión de dos años.

Este jugador además siempre ha sido catalogado como el"baby Federer" ya que su juego es muy parecido al del maestro del tenis. Dimitrov es un tenista con mucha ambición, él siempre quiere más, cuando logra una victoria en vez de celebrarla, siempre se pone a pensar en la siguiente, esa ambición le está dando mucho éxito hoy en día, ya que ha vuelto a top10 en la clasificación con su título en el Masters 1000 de Cincinnati.

Una trayectoria llena de altibajos Una de las victorias más importantes de la carrera de Dimitrov fue en 2013 cuando derrotó a Djokovic en un partido épico en Madrid. Desde aquel día el búlgaro fue catalogado como uno de los tenistas con más futuro del circuito.

A finales de ese año, Grigor logró su primer título ATP de su carrera en Estocolmo derrotando a David Ferrer en la final. En 2014, Dimitrov, logró tres títulos, uno en cada superficie.

Logró el título en el ATP500 de Acapulco (pista dura) derrotando a tenistas como Andy Murray y Kevin Anderson en el camino. También se alzó con el ATP250 de Bucarest (tierra batida) y en ese momento el ATP250 de Queen´s (hierba, ahora ATP500) derrotando en las finales a Lukas Rosol y Feliciano López respectivamente.

Su gran año no acabaría ahi, Grigor alcanzó las semifinales de Wimbledon derrotando en cuartos de final al campeón defensor Andy Murrayde forma contundente. 2015 y parte del 2016 han sido años para olvidar para el tenista búlgaro, su 2015 fue muy pobre, este no alcanzó ni tan siquiera una final en toda la temporada y se llevó golpes muy duros en torneos donde defendía una buena cantidad de puntos como en Wimbledon, Acapulco o Queen´s donde solo pudo pasar un par de rondas.

En 2016 el búlgaro mejoró alcanzando finales en Sydney, Pekín e Istambul, aunque acabó perdiendo todas. El mayor logro de la temporada para él fue derrotar por primera vez a Rafa Nadal en Pekín, algo que le daría mucha confianza de cara al final de la temporada.

2017 ha sido otra historia para el búlgaro. Un gran comienzo de 2017 sin duda El año no pudo empezar mejor para él. Grigor logró ganar el ATP de Brisbane que se disputaba en la primera semana de la temporada, el búlgaro venció a jugadores de mucho nivel como Milos Raonic (semifinales) y Kei Nishikori (final).

La gira por Australia fue muy buena para él, cerrándola con unas semifinales en el primer Grand Slam de la temporada, el Abierto de Australia. Rafa Nadal fue el primer jugador capaz de derrotar a Grigor Dimitrov en 2017 tras una racha de diez victorias consecutivas, el español se llevó la victoria en un partido épico que se decidió en cinco sets.

En el mes de febrero, Dimitrov logró su segundo título de la temporada en la primera edición del torneo de Sofia en su país. Grigor se alzó con el título tras derrotar a David Goffin en la final.

Tras ello, el búlgaro jugó el torneo de Rotterdam pero fue eliminado por Goffin, así este se tomó la revancha de la derrota anterior. A Grigor le siguieron unas pobres actuaciones en Indian Wells y Miami y una gira de arcilla bastante floja.

Dimitrov se veía incapaz de mantener ese gran nivel de comienzo de año en los meses siguientes. Vuelta a su mejor nivel en las US Open Series Tras no cuajar actuaciones muy destacadas tanto en las giras de tierra batida o de hierba, cuyo mejor resultado fueron unas semifinales, Dimitrov ha vuelto a sacar su mejor tenis al igual que a principios de año.

El búlgaro llegó a cuartos de final en Montreal donde cayó ante Haase en tres sets en un partido donde Grigor era claro favorito para alzarse con el triunfo. Tras un duro palo que borró una buena semana a pesar de todo en Montreal, Dimitrov llegaba como séptimo cabeza de serie a Cincinnati, un torneo que siempre se le ha dado bien a su ejemplo a seguir Roger Federer.

Las condiciones de la pista ayudaban mucho al tenis del búlgaro y la ausencia de varios nombres importantes le dejaban como uno de los claros favoritos. Tras una semana sensacional donde no cedió su servicio salvo en un par de ocasiones y donde no perdió un set, Grigor logró su primer título de Masters 1000 y el más importante de su carrera en Cincinnati.

La mejoría ha sido clara en cuanto a resultados, Dimitrov logró vencer a jugdores como Feliciano López y Juan Martín del Potro esta semana, estos dos le ganaron previamente esta temporada, el español le ganó sobre hierba y el argentino sobre tierra batida.

Tras varios cambios de entrenador y de campañas decepcionantes, sin duda se puede decir que Grigor ha encontrado sus mejores resultados y su mejor tenis de la mano de su entrenador venezolano Daniel Vallverdú.

Y para cerrar con broche de oro esta semana idílica, Dimitrov venció a un complicado John Isner, en sendas muertes súbitas y en el mejor partido de la semana, bloqueó absolutamente a un Nick Kyrgios que llegaba al definitorio con una confianza y un nivel tenístico superlativos.

.