Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
ENTREVISTAS

"Se que si puedo jugar como en el ultimo mes de la temporada, podre mejorar mi ranking"

-  Leer: 730
by Rossana Acosta Abimerhi

Delpo regresó al circuito, fue competitivo, ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos, también el torneo de Estocolmo, escaló del puesto 1045° al 45°, venció a varios de los mejores jugadores del mundo y conquistó la siempre esquiva Copa Davis en un fin de semana antológico frente a Croacia.

Un año después, en el mismo lugar en el que empezó esa extraordinaria campaña, a Del Potro ya no lo circunscribe ni la incertidumbre, ni el miedo ni las dudas. En su futuro ya no se avizoran tormentas.

Esto comentaba Del Potro a La Nacion. "Hace doce meses empezaba mi vuelta al tenis, con muchísima incertidumbre, con muchos temores por mi muñeca e incluso por mi vida. Un año después vuelvo, con otras sensaciones, con un estado físico más aceptable, un nivel de juego también respetable y con más tranquilidad interior porque sé que estoy bien, sé que puedo jugar y que puedo disfrutar del tenis.

Tengo una tranquilidad interior que el año pasado no tuve", dice.En la víspera de su debut frente a Kevin Anderson en Delray Beach, el primer capítulo de una nueva historia en su carrera, Del Potro vuelve sobre sus hazañas del año pasado para proyectar su futuro.

"Quiero seguir mejorando mi revés, estar sano. Sé que si puedo jugar como en el último mes de la temporada, podré mejorar mi ranking. Durante la pretemporada trabajé para recuperar mi revés, era un arma importante para mi juego.

Pero mi slice es útil y puedo alternarlo." Pasaron 86 días desde el último partido oficial de Del Potro. Fue el 27 de noviembre en aquella remontada memorable frente a Martin Cilic en el cuarto punto de la final de la Copa Davis.

El desgaste acumulado, la intensidad de aquel fin de semana en el que arriesgó su físico para jugar los tres puntos y la presión le pasaron factura como al resto de los integrantes del equipo. Por eso decidió no jugar el primer Grand Slam de la temporada y priorizó su físico al someterse a una intensa y exigente pretemporada.

-En retrospectiva, ¿cómo explicás el 2016 que tuviste? -Claramente fue de menor a mayor, fue progresivo. En algunos momentos jugué mejor que en mis mejores años. Fui salteando varios obstáculos difíciles, piedras que pensé que no las iba a poder pasar las terminé pasando.

Fui evolucionando con mi juego, mi muñeca. El quiebre fue en los Juegos Olímpicos de Río, a partir de ahí interiormente sentí que se me despertó el tenis, se me despertaron esas ganas de creer que podía volver a jugar bien a este deporte, de que una lesión no me iba a sacar de lo que fui o de lo que aún podía ser.

Ahí empezó todo a cambiar para bien y terminé consiguiendo cosas históricas. -¿Por qué es tan importante para un jugador con tu pasado hacer una buena pretemporada? -No fui a Australia porque quedé exhausto, no estaba para ser competitivo.

Quedé realmente cansado física y mentalmente en 2016, no fue un año normal, tenía dolores que ni conocía. Durante toda la temporada fui emparchando mis problemas, fui acomodándome lo mejor que podía para jugar un torneo más, un partido más.

En los tres últimos meses me encontré con una seguidilla de partidos y torneos que como iba ganando no los podía manejar, no estaba preparado para eso. Por eso también decidí no jugar París Bercy para prepararme para la final de la Copa Davis, lo cual fue bueno pero la tensión en Croacia, la presión que tenía y el desarrollo de los partidos terminaron siendo un desgaste físico enorme.

Después de haber estado como estuve con la lesión, me dije que era momento de disfrutar, de parar la pelota y volver a salir al circuito cuando realmente esté en condiciones. Me entrené para que el físico me dure todo el año, toda la temporada, para no dar diferencias desde lo físico como el año pasado donde mis problemas no eran tenísticos, eran físicos.

-¿Y cómo vislumbras el 2017? -Sería un sueño pelearle a los grandes de arriba después de todo lo me tocó vivir. Si juego como durante los últimos meses puedo tener un mejor ranking, lo miro de reojo pero no me vuelve loco.

Mi primer objetivo es mantenerme sano. Quiero seguir mejorando mi revés, era un arma importante para mi juego. Quiero seguir creciendo esta temporada, seguir compitiendo contra los mejores. Es un placer estar saludable, poder hacer lo que quiero, jugar donde quiero, cuando quiero.

Poder disfrutar. Me encantaría jugar más de 20 torneos y poder mantenerme sano físicamente, sin tener ningún tipo de lesiones graves. -¿Uno de los objetivos del año es armar un equipo de trabajo? -Sí, es la idea.

Poder terminar de consolidarme con mi grupo de entrenadores. Acá vino Orsa (el capitán del equipo de Copa Davis, Daniel Orsanic) que me ayudó, como lo hizo el año pasado en algunos torneos puntuales, pero él no va a continuar, él está con la parte del desarrollo del tenis argentino, de la Copa Davis, estos días acordamos que me acompañara como capitán de Copa Davis y nada más que eso.

Vino estos días pero después sigo solo y estoy tratando de que no me pase como en la temporada pasada porque es un desgaste enorme. Cuando ves que todos los jugadores, sin importar el ranking, están acompañados, no es porque sí, tiene un motivo.

Esa es una prioridad, así que ojalá que lo pueda resolver en las próximas semanas. "No cambiaría nunca la medalla que conseguí en los Juegos Olímpicos ni mi título de la Copa Davis por puntos en el circuito.

El año pasado jugué mucho mejor que en mis mejores temporadas. Tengo confianza en mi juego y sé que puedo hacerlo aún mejor."
Compartilo -¿Qué características debería tener tu entrenador? ¿Podría ser un ex jugador teniendo en cuenta los casos de Nadal, Djokovic y Federer? -Creo que después de lo que pasó el año pasado, como que rompí varios libros de lo que pueden decir y cómo tienen que hacerse las cosas.

Jugué sin preparador físico y sin entrenador y le gané a los mejores del mundo, conseguí cosas que cuando tenía al mejor equipo del mundo no lo había hecho. Eso me da una tranquilidad pero soy tan perfeccionista y exigente que lo que necesito es otra cosa.

Apuntar en un equipo de primer nivel me hace pensar en ex jugadores, tipos con mucha experiencia que están en el exterior. Ya tengo algunos nombres pero hasta que no esté bien decidido, no voy a tomar una decisión.

-¿Qué análisis hacés del circuito? Nadal y Federer volvieron como vos y fueron protagonistas en Australia. -Es bueno que Rafa y Roger regresaran al circuito, me levanté a las cinco de la mañana a verlo por ellos.

Ser contemporáneo de ellos por un lado me gusta y por otro digo "si no estuvieran, sería otra cosa de mi vida". Realmente se aprende día a día de ellos. Roger volvió de una lesión, yo hice algo medio parecido.

Creo que la gente valora mucho el esfuerzo que hacemos. Están ellos que volvieron, Nole y Murray en nivel, yo tratando de volver pero bueno, justo emboco que vuelven Roger y Rafa así que veremos, creo que será un año entretenido".

Enterrado su triste pasado, Del Potro mira su futuro con buenos ojos. Su última temporada demostró que está de vuelta con su recopilación de triunfos memorables: Marin Cilic en Zagreb, Andy Murray en Glasgow, Novak Djokovic y Rafael Nadal en Río de Janeiro y Stan Wawrinka en Wimbledon.

Delpo es, además, uno de los jugadores más queridos del circuito: queda demostrado cada vez que se presenta en Delray Beach. "Creo que la gente reconoce mi esfuerzo para volver a jugar al tenis después de todos mis problemas.

El año pasado no les importaba si ganaba o no, solo querían verme jugar", comenta. Ni siquiera sus sueños son los mismos. Hace un año sólo rogaba por poder jugar un partido de tenis, imploraba no tener dolores al otro día, soñaba poder estar sano cuando regresara al hotel y competir de igual a igual.

Hoy sus sueños son otros, la base para volver a estar dentro de los diez mejores jugadores del mundo. Jugar, estar sano y disfrutar. .

Powered by: World(129)