Roger Federer: Odio estar aquí dando explicaciones, duelen más en Wimbledon


by   |  LEER 780
Roger Federer: Odio estar aquí dando explicaciones, duelen más en Wimbledon

Resultado sorprendente en un partido dramático, cargado de emoción y nervios hasta el final y donde Kevin Anderson ha conseguido el resultado más importante de su carrera, derrotar al ocho veces campeón de Wimbledon, Roger Federer, luego de estar dos sets abajo y luego de enfrentar un punto para partido.

Tras la eliminación, el primer cabeza de serie del torneo pasó por conferencia para analizar lo ocurrido, un encuentro donde se mostró muy sincero y muy dolido. "Odio estar aquí dando explicaciones, duelen más en Wimbledon.

Es agradable estar por aquí", soltó el helvético en lo que es la vigésima derrota del número dos del mundo luego de tener punto para partido. "A veces no te sientes bien aunque lo intentes.

Hoy era uno de esos días. Creo que todo fue un poco a rachas. Hubo momentos donde me sentía muy bien devolviendo su saque y otros momentos en los que no sabía dónde demonios me estaba moviendo. No sé si esto fue por él o por mí.

Tengo la sensación de que fue mi culpa, por no hacerlo bien", añadió.

Federer comenzó dominando las acciones, imponiendo su juego ante un Anderson que luchaba desde el saque y que se fue soltando a medida que pasaban los minutos, un cambio de mando que fue analizado por el oriundo de Basilea.

"No creo haberlo presionado lo suficiente como para ganar cosas extraordinarias. Jugó bien, pero no pude presionarlo lo suficiente. Tuvo que jugar un gran juego para romperme por primera vez, así que estuvo bien, no fue un problema.

Mi golpe de 1-2 no funcionaba en absoluto, excepto e el primer set. Después de eso, siempre tuve la sensación de que no se trataba de mi oponente, pero era uno de esos días en los que esperaba que todo saliera adelante", detalla Federer, que reconoció la victoria de su rival.

"Sabía cómo Kevin juega, eso no me sorprendió. Tenía mis posibilidades, pero él era consistente, sólido. Desde la línea de fondo tampoco me sentía todo lo bien que hubiera deseado.

Pero a pesar de todo, seguía estando lo suficientemente bien como para seguir ahí y poder haber ganado el partido, quizá".

El público estaba al borde de sus asientos, pero el jugador de 36 años no sintió la presión.

"No estaba demasiado preocupado. Ni siquiera con el iguales a diez en el quinto. Sentía que todo lo que necesitaba era tener un par de segundos saques con su servicio y elegir bien dónde ponerla. Eso podría haber cambiado todo pero no ha sido uno de mis mejores días.

Es algo que no ocurre muy a menudo, pero es uno de esos días en los que lo intentas pero no puedes. Es decepcionante", confesó.

El dueño de 20 coronas de Grand Slam fue cuestionado por el momento en que cambió de mando el juego, ese punto de inflexión que él no pudo encontrar.

"Estaba feliz por cómo había empezado. No sé por qué no pude crear más oportunidades después.

Las tuve pero no las aproveché. No sé cuándo perdí el control del partido. Tal vez el punto de partido, quizás el quiebre posterior, hay muchos puntos pequeños en un partido, pero no puedo identificar ninguno en particular, excepto el Match Point".

Afectado, un triste Roger sentenció que puede tomarse un tiempo digerir esta caída, pero aseguró que "el objetivo sigue siendo volver aquí el año que viene".