Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
TENIS HISTORIAS

Un talento perdido para Venezuela

-  Leer: 681
by Leonardo Gil

Hay frustración, lágrimas, ansiedad, temor por lo que pasa en tu país y por tu familia, todo te ha llevado a tomar la decisión de irte de Venezuela para buscar un futuro mejor donde se pueda prosperar.

La decisión no es fácil pero son muchos, y buenos, los embajadores de esta tierra alrededor del mundo, la misma que desea ver a los suyos publicando fotos llenas de alegría, regresando a su tierra para sacar adelante un país que tiene mucho para crecer.

Los días pasan y a la mayoría le ha tocado trabajar en otras áreas, distintas para las que fue formado, los venezolanos han tenido que aguantar, como ellos mismos aseguran, para darle de comer a su familia, luchar por cada centavo.

Todos se preguntan el por qué tienen que vivir esto.

De estos venezolanos ejemplares, de los que dejan en alto en gentilicio desde hace muchos años, tenemos al ex tenista profesional y actual entrenador, Juan Carlos Bianchi, criollo que escogió al tenis como forma de vida y que trabajó muchos años por el futuro tenístico de Venezuela.

Lo sigue haciendo, pero más allá de su patria donde otros afortunados atletas reciben sus lecciones.

Bianchi fue artífice del centro que lleva su nombre en Maracay, estado Aragua, representó a Venezuela en Juegos Olímpicos, Copa Davis y durante once años formó atletas en la “ciudad jardín”, hasta que el Gobierno tomó su lugar de trabajo.

Actualmente vive en Orlando, Florida, imaginando el día que pueda regresar para trabajar por el tenis venezolano.

-¿Cómo arrancó tu camino en el tenis?

Mi vida en el tenis arrancó cuando tenía siete años, en 1977, en la Casa Italia de Maracay, un club multideportivo muy conocido en Aragua.

Yo vivía a un par de cuadras del club y allí fueron mis inicios, digamos que de manera oficial.

-Fuiste una figura muy destacada del tenis venezolano. En juvenil, la recordada Copa del Café, estuviste en unos Juegos Olímpicos junto a Nicolás Pereira y representaste al país en Copa Davis.

¿Qué significó esto para ti y cómo lo viviste en aquel momento?

La Copa del Café, que la gane dos veces en los años 87 y 88, fueron mis mejores resultados a nivel juvenil, los más importantes y en aquel entonces me convertí en el primer latinoamericano en ganar el torneo.

Fue muy importante porque me ayudó a subir mucho en el ranking mundial juvenil y me abrió muchas puertas.

La Copa Davis es el sueño de todo jugador, de representar a su país, ahí estuve unos diez años en el equipo, algunos estuve y otros no, en 1995 fui parte del grupo que estuvo muy cerca del Grupo Mundial.

Fue muy importante para mí todos esos años representando a Venezuela. En cuanto a los Juegos Olímpicos, es otro gran sueño de todos los atletas, esa fue mi última participación a nivel internacional, después hice oficial mi retiro del tenis, básicamente por razones financieras ya que en aquel momento necesitaba una mayor inyección financiera para poder dar el próximo paso en el ranking mundial donde ya solo jugaba dobles por factores económicos porque para ser “singlista” hay que armar una logística más grande.

Antes de mi retiro tomé la decisión de jugar dobles porque mi juego también se adaptaba al tenis por pareja, pero la razón fue por un tema económico y los Juegos en Atlanta fueron una experiencia maravillosa, estuve con Jimy Szymanski y Nicolás Pereira con el cual jugué dobles, un sueño hecho realidad al verse en el desfile rodeado de tantas estrellas a nivel mundial.

Lo máximo que puede pedir un deportista.

-Pasaste a la etapa de entrenador. ¿Cómo fue esta transición? ¿Y donde arrancaste?

Como entrenador fue una transición bastante directa, a raíz de mi retiro a finales del año 96 se abrió la posibilidad de construir un centro de tenis en Maracay bajo mi dirección.

Un año más tarde, luego de un homenaje posterior a los Juegos, presentamos un proyecto para hacer un centro en Aragua y luego de un año de construcción, específicamente en el 98, abrimos las puertas al público.

Allí estuve hasta el año 2009 cuando me vine a los Estados Unidos y este centro aún está en Maracay, lugar que estuvo bajo mi dirección y administración aproximadamente por unos once años.

Allí hice carrera como entrenador, mi único lugar en Venezuela donde me desarrollé como técnico. Desarrollamos grandes jugadores que llegaron a conseguir becas en los Estados Unidos. Fue una muy buena etapa de mi vida y que guardo con mucho cariño.

-Ahora estás en Estados Unidos. ¿Cómo nació está oportunidad?

Yo me vine a Estados Unidos en el verano del 2009 y sencillamente me vine por presiones políticas, el Gobierno de Aragua tomó el control del centro de tenis, me sacó abruptamente del complejo, que yo mismo construí, una idea nuestra, diseñada por mí y ellos solo querían tomar el control del lugar y me vi en la obligación de venirme.

Escogí los Estados Unidos. Actualmente trabajo en el Winter Park Tennis Center de Orlando, soy el Head Pro. Estoy alejado de mi tierra, con mucho dolor, pero en este país se me han abierto muchas puertas y han valorado mucho la carrera y los conocimientos que uno tiene.

-¿Cómo ves el tenis venezolano?

La situación del país todos la sabemos, es muy caótica desde todo punto de vista.

En cuanto al talento, siempre hemos tenido buenos deportistas en las diferentes disciplinas, el tenis no escapa a esa realidad, pero ese talento se pierde en la mayoría de las oportunidades por falta de apoyo y estructura.

Es lo mismo que hemos tenido desde hace muchos años.

Pienso que es momento de replantear al tenis venezolano, entiendo que es muy difícil con la crisis actual poder ordenar todo pero si no hacemos algo seguiremos perdiendo los talentos.

Sin lugar a dudas, es una situación delicada que requiere una gran atención.

-¿Estarías dispuesto a volver algún día y trabajar por el futuro del país y del tenis?

Yo sí estaría dispuesto a volver a Venezuela si las condiciones son correctas para regresar, uno lógicamente añora su país y esta puerta no está cerrada en mi vida.

Espero poder regresar algún día y poner mi granito de arena por el tenis en Venezuela.

-¿Crees en Venezuela? ¿Crees en su tenis tenis?

Claro que creo en el tenis, indudablemente, creo en Venezuela, es un país que tiene muchos potenciales y muchas riquezas naturales, hay que engranar a lo mejor de nuestro material humano con experiencia y ponerlo en pro de las actividades que se deseen en emprender.

En el caso del tenis debemos juntar a todos los técnicos que tenemos, a los que tienen más experiencia, conocimiento, los ex jugadores que han vestido la camiseta y todos remar en el mismo sentido para poder ayudar al tenis venezolano.

-¿Qué es el tenis para Juan Carlos Bianchi?

El tenis es mi vida, es algo que hago desde que tengo uso de razón. Prácticamente todos los días me relaciono con el tenis de una u otra manera y siempre estoy pendiente del tenis en Venezuela.

Apoyamos a los muchachos de Copa Davis allá en Miami. Yo siempre, a pesar de estar en Estados Unidos, siempre he tratado de mantenerme involucrado y apoyando en lo que se puede y aconsejando a jugadores y a todos los relacionados con este deporte.

.

Powered by: World(129)