Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
TENIS HISTORIAS

#RG16: La presion la tiene toda Djokovic.

-  Leer: 219
by Mariano Gombi

El serbio Novak Djokovic afronta la recta final para jugar Roland Garros, el último Grand Slam que falta en sus vitrinas, un torneo que afronta con una presión particular que el jugador vive "como un desafío", según confiesa el mejor tenista del planeta.

"Atravieso uno de los mejores años de mi carrera gracias a los resultados y tengo esta sensación particular de ser el favorito. La presión forma parte de este estatus particular. Con el tiempo he aprendido a vivir con ella y creo que es un privilegio que recompensa el trabajo efectuado", aseguró el número uno del mundo.

"Aprecio esta presión, es un desafío. Y cuando logras superar ese desafío, eso te hace sentirte particularmente orgulloso", aseguró el serbio. A casi 29 años (los cumplirá en París el próximo domingo), Nole superará con toda seguridad en Roland Garros los 100 millones de dólares de ganancias en la pista, un récord, pero asegura que no son los bienes materiales los que forjan su ambición.

El jugador considera que ha logrado alcanzar "la madurez" como tenista y como persona y que eso se ha producido "gracias a la experiencia de los partidos de alto nivel". "Mi voluntad de ganar y mi desafío de mejorar para lograr mi objetivo me han llevado siempre a dar lo mejor de mí mismo en las pistas", señaló el tenista.

Djokovic no teme que su dominio del circuito, pese a la derrota concedida el año pasado domingo en la final de Roma contra el británico Andy Murray, le lleve a hartar al público ansioso siempre de grandes rivalidades en la cumbre del tenis.

"Los que saben de tenis pueden identificarse con nosotros y encontrar en nuestro juego una fuente de inspiración, de motivación para su vida privada", afirmó. El serbio aseguró que concibe el tenis como un combate de boxeo -"es una batalla intensa, sin contacto"-, una partida de ajedrez -"tienes que superar técnica y estratégicamente a tu adversario"- y una obra de teatro -"tienes que mostrar a tu rival un lenguaje corporal siempre positivo"-.

"También es una intensa lucha interior en la que debes mantener la calma", agregó el tenista. Djokovic aprovechó para mostrar su amor por Francia, país junto al que vive -reside en Mónaco, "la Costa Azul, que es parcialmente francesa"-, donde ganó su primer torneo -Metz en 2006- y en el que ha llegado tres veces a la final de Roland Garros y ha logrado en cuatro ocasiones el Masters 1000 de Paris-Bercy.

Pero el jugador recuerda particularmente el aplauso de la afición que abarrotaba la central de Roland Garros tras la final del año pasado en la que se inclinó ante el suizo Stanislas Wawrinka: "Ese aplauso me ha quedado como uno de los momentos más intensos y particulares de mi carrera.

Nunca lo olvidaré". .

Powered by: World(129)