Tennis World ES
Tennis World
TENNIS WORLD MAGAZINE
WTA

Patty Schnyder vuelve a ganar un partido WTA con 37 años

-  Leer: 673
by Mariano Gombi

El 28 de mayo de 2011, Patty Schnyder caía en la primera ronda de Roland Garros 2011 ante Sorana Cirstea por 1-6 y 3-6. Ese mismo día, la suiza ponía fin a su carrera. "No me siento con fuerzas para contener el deseo de hacer otra cosa en la vida.

Ha sido una decisión difícil, pero es algo que me sale del corazón", dijo tras su derrota la helvética, que también aseguró que a partir de se momento se centraría más en su familia y en una de sus verdaderas pasiones: los animales.

Sin embargo, el gusanillo de la competición le picó a esta jugadora de maravillosa técnica, y en el verano de 2015 volvió a jugar torneos ITF con casi 37 años. Y dos años más tarde, Schnyder ha conseguido una victoria en la WTA.

Ha sido en el torneo de su país natal disputado en Gstaad y su rival fue su compatriota Sadikovic. El resultado fue de 6-4 6-7(7) y 7-6(6), en un partido que duró 2 horas y 40 minutos, demostrando que todavía tiene físico para aguantar partidos de alto nivel.

Su próxima rival será la alemana Lottner. Schnyder nació en Basilea, igual que Roger Federer, lugar de donde salen genios de la raqueta. La jugadora zurda no ha conseguido los mismos éxitos que el nuevo campeón de WImbledon, pero su juego ha quedado en la retina de los amantes de la raqueta por su tremenda belleza y por los golpes liftados que salían de su prodigiosa zurda.

Patty llegó a ser la número 7 del mundo, ganó 11 títulos individuales y 5 de dobles. Estuvo 94 semanas en el top-10 mundial y alcanzó seis veces los cuartos de final de un Grand Slam y unas semifinales (Open de Australia 2004).

Tuvo grandes victorias ante las mejores jugadoras de la época y su juego preciosista captó muchos adeptos. Una jugadora con una gran historia detrás La capacidad para envolver la bola de Schnyder maravillaba en la pista.

Eran conocidas en el circuito sus dejadas con las que la pelota se quedaba muerta y hacía imposible la devolución de sus rivales. Pero la suiza también fue recordada por una historia personal diferente a la normalidad que suelen tener a sus espaldas las tenistas profesionales.

Schnyder entrenaba con Eric Van Harpen, también entrenador de Conchita en la misma época, pero cambió su compañía por la de un naturista que la metió en ciertos problemas. Su dieta cambió y empezó a alimentarse casi únicamente con zumos, lo que provocó que su cuerpo quedará bastante escuálido y diera que hablar.

El propio Van Harpen considera que la helvética no llego más lejos por "la mala elección de sus compañías". Más tarde se casó con Rainer Hofmann, un detective privado contratado por sus padres con el que huyó, y con el que escribió una autobiografía en la que relataba muchas anécdotas.

Con esto parecía acabar su carrera tenística, pero Schnyder ha vuelto a sorprender con esta vuelta a las pistas, que veremos hasta cuando nos hace disfrutar. .

Powered by: World(129)